Your address will show here +12 34 56 78
Pintura

A la hora de redecorar una vivienda o una habitación, proporcionar una nueva capa de pintura con un color diferente es una opción muy recomendable. Sin duda, una mano de pintura es uno de los efectos más importantes de decoración. Sin embargo, antes de ponerte con la brocha o el rodillo, o de contactar con los profesionales a los que encomendar el trabajo de pintar una habitación, conviene tener una serie de consejos en cuenta.

Se trata de crear algo que no choque con el resto de la decoración de la casa. Un acierto con las pinturas para las paredes puede ser una manera realmente fácil de dar a una habitación una sensación diferente. Sin embargo, equivocarnos con el color,  el tipo de pintura, la tonalidad o incluso la técnica de acabado puede arruinar todos nuestros objetivos.  Por eso, a continuación vamos a darte una serie de consejos sobre lo que necesitas tener en cuenta para conseguir el color correcto para las paredes de tu habitación a la primera.

6 consejos para pintar una habitación

1. Pruébalo primero

No es aconsejable utilizar un color de pintura que no conozcas sin probarlo antes. No confíes en las tarjetas de color impresas, los colores que has visto las pantallas de un ordenador, el color del estaño o el color de la pintura húmeda. Todas estas apreciaciones, aunque útiles en un primer momento, pueden inducirnos a error. Ocasionalmente se pintan cartas de colores que, por supuesto, son más fiables que las impresas.

Pide a la empresa en la que vayas a confiar que te muestre el color ya aplicado en un material correspondiente a tu pared.


2. Prueba colores


La única manera de tener una idea exacta de cómo funcionará un color en particular en una habitación en concreto, es pintar las paredes y dejar que se seque. Porque lo ideal es que vivas con un color durante al menos unos días para que puedas verlo con diferentes luces y a diferentes horas del día. Un color puede tener un aspecto diferente en luz natural y luz artificial, e incluso en diferentes tipos de luz artificial.

3. Escoge el blanco correcto


Hay muchos tonos diferentes de blanco, y la mayoría de las emulsiones blancas puras brillantes son, de hecho, blanquecinas. Una vez más, es aconsejable probar un poco primero porque no hay manera de saber qué tono de blanco se está obteniendo a menos que se esté muy familiarizado con la pintura. Por eso lo aconsejable siempre es confiar en una empresa de pintura especializada.

4. Ten en cuenta la orientación de la habitación


Es posible que desees tener en cuenta la orientación que tiene una habitación dependiendo de la elección de los colores de la pintura. Las habitaciones orientadas al norte pueden ser un desafío porque la luz es fría y azul, por lo que debes evitar los colores con una base gris o verde y considerar los amarillos y los neutros cremosos para una sensación más clara y alegre.

Las habitaciones soleadas y orientadas al sur son mucho más fáciles, ya que la mayoría de los colores funcionan, pero la luz natural puede ser muy brillante en un día soleado, así que tenlo en cuenta. Las habitaciones orientadas hacia el oeste también son fáciles de decorar (los blancos funcionan especialmente bien, mientras que las habitaciones orientadas hacia el este se adaptan mejor a los azules y verdes).



5. Por supuesto, los accesorios y muebles también cuentan

Otras cosas pueden afectar a la elección de los colores de la pared, como el color del suelo, los muebles y los accesorios. También si utilizas la habitación a una hora determinada del día principalmente, y si desea crear una sensación oscura y de intimidad, una sensación luminosa y aireada, o algo intermedio. Si no estás seguro de lo que quieres, las paredes pintadas son una buena manera de disfrutar de una cantidad limitada de color en una habitación y no son difíciles de volver a pintar si cambias de opinión.

6. El tamaño importa

El tamaño de la habitación que queremos pintar es uno de los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de decidir tanto el color de las paredes como el estilo y los muebles. Las habitaciones más pequeñas podrían beneficiarse de la utilización de colores brillantes, ya que esto las hace parecer más espaciosas. Por otro lado, los colores más oscuros y cálidos hacen que las habitaciones excesivamente grandes parezcan más pequeñas y acogedoras.

Aprendiendo a escoger los mejores colores y pinturas para nuestra casa

Es importante tener en cuenta que una habitación determinada no tiene que ser de un solo color. De hecho, añadiendo cambios de tonalidades en colores brillantes darás un toque distintivo en el diseño de la habitación. Estos se pueden hacer en una sola pared o en un solo lado de la habitación. De esta forma, tendrás un detalle visualmente distinto con el que trabajar a la hora de elegir los muebles.

Estos cambios de tonalidades en el color pueden ser tan atrevidos y extravagantes como quieras, pero recuerda que no deben chocar con el resto de la habitación, sino complementarla.

0

Utilizamos cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas cookies y de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies