Your address will show here +12 34 56 78
Pintura
Muchas de las veces que se pinta o redecora una habitación, o una casa en su totalidad, se debe a un cambio en la rutina. Uno de los grandes cambios que pueden llegar a nuestra vida es el nacimiento de un nuevo miembro de la familia. Habitualmente un nuevo habitante en la casa supone un nuevo aire a esa habitación en la que más tiempo va a pasar. Hoy os traemos unos cuantos consejos para pintar la estancia de los más pequeños del hogar. Si estáis esperando un bebé tomad nota que esto os interesa. Hoy hablamos sobre: Cómo pintar una habitación infantil.

¿Cuál es el mejor momento para pintar la habitación del bebé?

Somos conscientes de que desde que se conoce la noticia de un embarazo la agenda de los futuros padres se llena de tareas para tenerlo preparado para el día D. Por este motivo es difícil encontrar un hueco para pintar la habitación, es posible que la mejor opción sea contratar un pintor profesional para ahorrarnos ese tiempo. Lo que si tenemos claro es que lo más recomendable sin ninguna duda es tener la habitación pintada antes del nacimiento.

En el caso de que esto no sea posible, sí que aconsejamos que el recién nacido no esté en casa en el momento en el que vamos a pintar. Más allá de esto recordamos que ningún niño debería dormir en la habitación que ha sido pintada durante los primeros días ni pasar largos ratos cerca de la pintura debido al olor perjudicial de la misma.


¿Qué color elegir para pintar una habitación infantil?

Muchos padres esperan a conocer cuál será el sexo del bebé para elegir cual será el color predominante en su habitación. Nosotros consideramos que más allá del sexo, que no es algo que cierre las puertas a ningún color, hay otras características que deben afectar más a esa decisión.

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta la luminosidad y el tamaño de la habitación que vamos a pintar. En el caso de que la habitación no sea demasiado grande o no reciba mucha luz natural lo ideal sería utilizar colores claros que tienen la capacidad de ampliar el espacio. Por el contrario, colores como naranja o azul son más recomendables para habitaciones muy luminosas.

También es normal seleccionar un color que relacionamos con los estados de ánimo, aunque tradicionalmente se han utilizado los tonos azules y rosados en función del sexo del niño actualmente son muy demandados los tonos pastel, así como el blanco y el gris.

Por supuesto no hay que restarle importancia al color que elijamos para el techo ya que influye mucho en la sensación de amplitud de la habitación. Si elegimos pintar el techo con una tonalidad algo más clara que la que hemos elegido para las paredes provocaremos una sensación de que la habitación es más alta y espaciosa. Esto es ideal para habitaciones que reciben buena luz y queremos aprovecharla para que parezca más grande.

Los muebles de la habitación del bebé también son importantes

Si antes de elegir el color que decorará la habitación ya tenemos el mobiliario es importante que nos adaptemos a este. Los muebles blancos nos dan una mayor libertad ya que la pared puede dar el toque de color a la habitación mientras que si los muebles son de algún color podemos aprovechar las paredes para utilizar colores complementarios que hagan más viva la estancia. Lo más recomendable es mezclar colores suaves que ayuden a crear una atmósfera de tranquilidad.

Si la habitación es suficientemente grande podemos utilizar los muebles juntos a diferentes tonos de pintura para crear diferentes espacios en la misma habitación. De esta manera podemos tener la zona de descanso, la zona de juego, etc…

¿Cuáles son las pinturas más adecuadas?

Aunque lo recomendable es que tengamos esto en cuenta siempre que elijamos una pintura en el caso de la habitación de un niño es todavía más importante. Hablamos de la calidad de la pintura que compramos. A la hora de seleccionar la que vamos a utilizar es esencial que comprobemos que cuenta con las homologaciones pertinentes. Actualmente podemos encontrar en el mercado una buena variedad de pinturas que están totalmente libres de sustancias tóxicas. También es relevante que la pintura cuente con el menor olor posible.


Las pinturas cuya base es acuosa son las que resultan menos perjudiciales para la salud de los más jóvenes. Un claro ejemplo son las pinturas plásticas que además de tener la base de agua que ya hemos comentado son más fáciles de limpiar sin que queden restos de suciedad. Un muy buen ejemplo de esto es la pintura ECO de Tkrom que está totalmente libre de disolventes, metales, compuestos amoniacales y emisiones, por lo que cuida de la salud del usuario y está especialmente indicada para habitaciones de niños.

Si quieres darle un toque diferente a la habitación siempre puedes combinar diferentes colores e incluso utilizar otro tipo de pintura en algunos espacios. Un buen ejemplo de esto, sobre todo en las habitaciones para niños, es la pintura de pizarra que le da al joven la posibilidad de decorar ese espacio como quiera y durante el tiempo que él quiera.

¡Esperamos haberte ayudado con este post! ¿Tienes más consejos sobre cómo pintar una habitación infantil? ¡Compártelos!
0

Pintura
Cuando hablamos de pinturas lo más habitual es que nos vengan a la mente las diferentes paredes de nuestra casa o de la estancia donde pasamos más tiempo. El proceso de pintar se complica un poco cuando hablamos de pintura de fachadas.

Si nos disponemos a cambiar el color o simplemente a renovar la pintura de una fachada tenemos que tener en cuenta ciertos aspectos que no tienen tanta importancia en zonas interiores. Algunas de las cosas que tendremos que tener en cuenta serán los tipos de pintura, la climatología del lugar, etc…

Si vivimos en lugares muy lluviosos o por el contrario nuestra fachada recibe luz solar durante una gran cantidad de horas al día la pintura elegida deberá adaptarse a esta situación. Para tomar la mejor decisión os recomendamos que sabiendo la fachada que vamos a pintar y conociendo sus características pidamos consejo a los profesionales de la pintura.

Hoy en el blog de Grupo BPP vamos a hacer un repaso por los aspectos que no podemos olvidar a la hora de pintar una fachada si queremos hacerlo nosotros mismos. ¡No te pierdas este post!

Cómo pintar la fachada paso a paso

Lo habitual es que queramos empezar a llenar las paredes del nuevo color que hayamos elegido, pero lo primero que tenemos que tener en cuenta es tener a mano todas las herramientas que vamos a necesitar antes de comenzar. Ahora si arrancamos con los pasos a seguir para la pintura de fachadas:

Prepara la zona de trabajo

Lo primero que tenemos que hacer es preparar toda la zona que vamos a pintar, esto quiere decir que es necesario quitar todos los objetos que puedan molestar como pueden ser maceteros o cualquier cosa que sobre salga de la pared. También es importante, para lograr el resultado buscado, proteger todas las zonas que no se pueden quitar para evitar así mancharlas o pintarlas.

Una vez apartado y protegido todo lo que no queremos tocar llega el momento de dejar la pared en perfectas condiciones para que la pintura se aplique perfectamente. Para que esto sea posible lo ideal es alisar la pared antes de comenzar con la pintura, además es importante utilizar masilla para acabar con los pequeños orificios y grietas que pueda tener la pared.


Aunque alisarla es importante no debemos olvidarnos de eliminar el salitre que puede haber pegado a las paredes. Esto se produce debido a la humedad que habitualmente es mayor en las zonas exteriores y afecta en mayor medida a las fachadas. Para terminar con la preparación de la pared, solo nos quedará delimitar con cinta de carrocero las zonas que vamos a pintar o marcar bien hasta dónde llegará cada color si es que vamos a utilizar más de uno.

Aplica una capa de imprimación

Una vez tenemos la fachada a punto es importante comenzar con la aplicación de una capa de imprimación. Existen diferentes tipos de imprimación, por lo que tendremos que buscar el que mejor se adapte a las características de la pared que tengamos delante. Para tomar la decisión correcta en este aspecto es importante consultar con una tienda de pinturas. Una vez aplicada la imprimación es muy importante que la dejemos secar completamente antes de comenzar a aplicar la pintura.

Una vez controlado todo lo anterior llega el momento de abrir la pintura para exteriores. Lo primero que tenemos que hacer es, siguiendo las instrucciones del fabricante, realizar la mezcla para conseguir los colores de pintura para exteriores que deseemos. Es importante recordar que si el trabajo se alarga debemos mezclar cada cierto tiempo la pintura. Con todo ya preparado podemos empezar a darle color a nuestra fachada. Lo más recomendable es comenzar por los bordes avanzando hacia el centro y utilizando en primer lugar el color que vaya a predominar.

Como hemos comentado anteriormente con el tema de la imprimación es muy importante que tras aplicar una capa de pintura la dejemos secar totalmente, independientemente de si queremos darle una segunda capa o de si queremos utilizar otro color sobre el predominante.

En la pintura de fachadas, lo que más cuenta es el detalle

Una vez hemos pintado las zonas más grandes no es mala idea utilizar un pincel para darle color a los detalles y remates. En el caso de querer pintar también puertas y ventanas lo ideal es hacerlo por separado si estas se pueden desmontar para obtener un mejor resultado.

Cuando ya vamos viendo el final de nuestro trabajo tenemos que acordarnos de la cinta de carrocero que deberíamos tener delimitando las zonas a pintar. La mejor opción es quitarla antes de que la pintura comience a endurecerse ya que si lo hacemos es muy probable que nos llevemos parte de esta pintura recién aplicada estropeando nuestro trabajo.

De esta manera ya habríamos terminado con la fachada y si todo ha salido bien nos habremos ahorrado unos euros. A pesar de este posible ahorro si la superficie a pintar es demasiado grande o el trabajo que buscamos es demasiado complejo os recomendamos que pidáis ayuda a un profesional.

Sobre la pintura de fachadas, ¿añadirías algún consejo más? ¡Cuéntanos!
0

Pintura
Uno de los mayores inconvenientes que presenta el hecho de pintar las paredes es que no es algo que hagamos cada mes. Este hecho puede provocar que una mala elección de pinturas, colores o de la combinación con los muebles nos haga aburrirnos rápidamente. Una alternativa para evitar esto es la pintura de pizarra que nos permitirá tener cada día una nueva decoración en nuestras paredes.

¿Qué es la pintura de pizarra?

La verdad es que su nombre ya nos da las pistas necesarias para hacernos una idea de lo que nos puede ofrecer este producto. Se trata de una pintura que tras aplicarla a la pared y dejarla endurecer, aproximadamente una semana, actuará como una pizarra tradicional. De esta manera tendremos una pizarra del tamaño que queramos en cualquier superficie que se nos ocurra en casa. De esta manera podremos dejar de preocuparnos por el hecho de que los más pequeños nos pinten una pared de la casa con garabatos.

La pintura de pizarra destaca también por la gran cantidad de superficies sobre la que podemos aplicarla.

Es posible aplicar este tipo de pintura sobre superficies porosas sin ninguna necesidad de imprimación. También es posible utilizar esta variedad de pintura sobre superficies no porosas una vez aplicada una capa de imprimación. Las recomendaciones es utilizar la pintura a la pizarra sobre superficies lisas ya que no es lo más recomendable que se utilice sobre paredes irregulares o estucadas.

Más allá de las paredes

Como ya hemos contado antes la pintura de pizarra que ya podéis encontrar en grupo BPP se puede aplicar a una gran variedad de soportes. Es posible utilizar esta variedad de pintura en objetos que únicamente sean decorativos como jarrones o marcos de espejo o incluso en las puertas. Seguro que la idea que os ha surgido a la mayoría de los que estáis leyendo esto es utilizar este tipo de pintura para hacer creaciones efímeras sobre ella.

decora tus paredes con pintura pizarra

Como decíamos al comienzo de este texto aplicar pintura de pizarra sobre una gran pared nos ofrece la posibilidad de cambiar cada poco tiempo los dibujos que adornan nuestra casa, nos dan la posibilidad de darle un enorme lienzo en blanco a los más pequeños para que den rienda suelta a su creatividad. Pero no sólo puede ser algo útil para trabajar la parte creativa, la pintura de pizarra se puede utilizar de maneras más originales en lugares como el frigorífico para poder escribir notas o la lista de la compra.

Además de la parte decorativa, la pintura de pizarra nos ofrece también la posibilidad de tapar pequeños desperfectos en cualquier mueble que tengamos y le da el doble uso de ser un lugar donde dibujar o anotar cosas importantes.

Los usos más originales de la pintura de pizarra

Como ya habéis podido comprobar si habéis leído hasta aquí ya sabéis que esta variedad de pintura destaca sobre todo por su versatilidad y el gran abanico de posibilidades que nos abre. Debido a esto vamos a buscar algunos de los usos más originales que se le pueden dar a la pintura de pizarra para que cojáis ideas antes de lanzaros a hacer vuestras propias creaciones.
 
Bloc de notas

Como ya hemos dicho uno de los usos más habituales es el de crear una pared de pizarra para utilizarla como lugar donde anotar cosas importantes o hacer listas. Aquí la originalidad la hemos encontrado en los lugares donde se crean estos blocs de notas. Una genial idea, que ya hemos comentado antes, es la de utilizar la puerta de la nevera o uno de los laterales para anotar los alimentos que se van agotando.

Esta idea se puede aplicar también a otras zonas de la casa como el baño y las habitaciones en partes de los armarios o de los muebles que nos ayuden a anotar que va en cada cajón o que falta en cada uno de ellos. Obviamente esto es posible debido a que sobre la pared pizarra podemos escribir y borrar cuantas veces queramos.



Muro de opiniones

Uno de los usos más útiles que se le puede dar a pintura efecto pizarra en establecimientos públicos es el de convertir una gran pared en una pizarra. De esta manera podemos darle a los clientes un espacio en el que puedan expresar su opinión o dejar recomendaciones a los futuros clientes. Esto siempre puede ir acompañado de un dibujo efímero o por completar dándole así a los visitantes a nuestro negocio un lugar donde dejar su aportación a la atmósfera.

Botes y tapas

No todo es pintar lugares amplios, también puede ser una gran idea darle una capa de esta pintura a los botes donde guardamos pequeños objetos como pueden ser tornillos o frutos secos. De esta manera podremos escribir sobre la tapa que contiene cada bote y cambiarlo las veces que queramos.

Estas son algunas de las ideas que os dejamos para decorar con pintura de pizarra sin miedo a equivocarte.

Da rienda suelta a tu imaginación

El último consejo que podemos daros para que le saquéis todo el partido a la pintura de pizarra es que elijáis un sitio de confianza donde comprar pintura de pizarra. Solo nos queda deciros que experimentéis con las muchas posibilidades que ofrece que seguro que os sorprenderá.
0

Utilizamos cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas cookies y de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies